¿Cómo el Design Thinking puede potenciar su estrategia empresarial?

Back to Entradas

¿Cómo el Design Thinking puede potenciar su estrategia empresarial?

Para potenciar cualquier estrategia empresarial es necesario realizar cambios superadores. Y, para ello, es requisito fundamental conocer perfectamente el presente para hallar mejoras.

Aunque parezca algo que se da por sentado en cualquier organización, no siempre sucede. Basta preguntarse: “¿Cuántas veces salí de una reunión sin lograr cambios reales para un problema recurrente?”, para darnos cuenta de que las apariencias engañan.

La metodología de Design Thinking combina el pensamiento creativo con el crítico, lo que permite organizar la información y las ideas en pos de mejorar diversas situaciones. Por lo tanto, puede aplicarse tanto a productos y servicios, como a procesos y demás cuestiones que necesiten revisiones (incluso una estrategia empresarial).

El nacimiento de esta metodología data de la década del ´70, sin embargo, su popularización se dio a partir del 2008. Fue en ese entonces cuando Tim Brown, un profesor de su Facultad de Ingeniería, publicó en la Harvard Business Review un artículo en el que definía el concepto. “Es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado”, explicaba. Concretamente, nos permite brindar soluciones innovadoras adaptadas a las necesidades de las empresas. Consta de 6 pasos.

¿Cuáles son los pasos del Design Thinking?

Comprender: conocer las necesidades del otro es la base de este proceso.

Observar: interiorizar las inquietudes, recolectar ejemplos concretos, empatizar, es fundamental para poder ayudar.

Definir: estas montañas de información se deben articular para poder delimitar el problema.

Idear: la creatividad entra en acción para conectar las posibilidades tecnológicas con la situación presentada.

Prototipar: las ideas se bajan a tierra. Se hace un primer boceto, storyboard y/o modelos, hasta llegar a un prototipo de la solución.

Testear: se prueba si el resultado cumplió con los objetivos, documentamos los datos y medimos el éxito.

Design Thinking by Inclusion

Hoy en día líderes de mercado, como Apple, Uber y Netflix, usan el Design Thinking como forma de innovación y mejora continua ¿Cuál es el secreto? ¿Cómo puede sumar valor a las compañías de distintos tamaños? Aquí 5 claves:

  • Sin definición no hay solución

La metodología reúne diferentes perfiles para encontrar un desafío a vencer. Con ejercicios que implican varias iteraciones e intercambios de información, se llega a la enunciación de un problema. A través de estos es posible detectar  barreras y aspiraciones, así como también encontrar coincidencias y diferencias al interior de una compañía.

  • Para ver el camino hay que ser visual

Cada etapa se enfrenta de forma muy visual, por lo que queda claro por dónde comenzar y hacia dónde ir. Por lo tanto, cuanto mejor se “pinta el cuadro” mejor se encuentran soluciones viables y valiosas.

  • Las ideas alocadas encuentran su lugar

La ventaja de esta metodología consiste en que ninguna idea es lo suficiente alocada. Esto no sólo estimula la imaginación, sino que también permite pensar diferentes soluciones para un mismo problema. No “sobreanalizar” desde el principio ayuda a pensar fuera de la caja y crear soluciones superadoras, que serían impensadas de forma tradicional.

  • Todo parte del usuario

Las problemáticas se encausan desde el punto de vista de cada persona. Por lo que, las soluciones van desde esa particularidad compartida a una solución general. Las conexiones, los vínculos, las preocupaciones y los vínculos salen a la luz con diversos ejercicios. Enunciarlos es un paso esencial para luego encausarse en soluciones abarcativas y, al mismo tiempo, centradas en las preocupaciones reales de las personas que las padecen.

  • La colaboración es todo

Las mejores ideas se construyen a partir de los otros. Por tanto, la estimulación de la expresión y el intercambio constante lleva a la creación de soluciones superadoras. Entre las dinámicas se encuentran situaciones lúdicas completamente diferentes a las de la cotidianidad laboral, lo que ayuda en la colaboración y la superación.

¿Cómo comenzar un Design Thinking?

Para llevar a cabo un Design Thinking es necesario contar con un equipo capacitado en la metodología. Las jornadas pueden ser presenciales o remotas. La combinación de videollamadas con Mural, por ejemplo, permite realizar grupos colaborativos a distancia. De esta forma, equipos heterogéneos pueden conjugar puntos de vista multidisciplinarios y llegar a soluciones superadoras.

Si quiere más información sobre el servicio de Design Thinking que brindamos desde Inclusion puede escribirnos a info@inclusion.cloud.

Notas relacionadas:

Design Thinking- Un salto internacional

Design Thinking- Cooperación desde el minuto cero

Share this post

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to Entradas